lunes, 29 de febrero de 2016

Guía de supervivencia al postMIR

Ya habéis hecho el examen MIR y en teoría deberíais estar felices y tranquilos... pero ¡para nada!

Muchos o casi todos habéis salido con la sensación de que vuestro MIR ha sido raro, pensando que no medía lo que habéis estudiado,  o que las imágenes han sido difíciles o que la pregunta 85 debería anularse porque veis todas correctas. Todo esto es normal. Lleváis muchos meses encerrados esperando que llegue el día para sacar 225 netas (o las que sean suficientes para hacer lo que queréis) y de repente es posible que os veáis con un resultdo peor de lo esperado o con un puesto estimado que no se ajusta a las netas que habéis sacado...

Vayamos por orden:
1. Después del examen es normal que descarguéis toda la tensión y nervios acumulados durante estos meses. Si tienes ganas de llorar, no pasa nada, llora todo lo que necesites; si tienes ganas de reír y dar saltos, tampoco te inhibas.

2. En función del resultado que hayas obtenido, puede que tengas la sensación de no haber dado todo de ti. Puede que hasta empieces a pensar en ese lunes que decidiste darte fiesta porque no podías más del agotamiento que tenías. No te autoculpes por nada. Tu resultado del MIR no depende de un día concreto y probablemente si no has obtenido un resultado dentro de lo que esperabas se deba a varios factores, muchos de ellos el propio día del examen. Analízalos por si decides repetir la experiencia o simplemente, porque de todo se aprende y la vida es larga (más adelante, terminada la residencia le tocará el turno a las OPEs...). Es muy importante que tengas claro que tú has hecho todo lo que has podido. Puede que el compañero de al lado haya estudiado más horas o se haya apuntado a 3 academias a la vez y haya hecho sus respectivos simulacros (olé por él) pero tú no eres el compañero de al lado. Eres tú con tus limitaciones y sobre todo con todas tus virtudes (que también tienes muchas, no lo olvides).
En el caso de que te haya ido bien y estés contento/a... ¡enhorabuena! Siéntete orgulloso/a de tu trabajo y de tu resultado, pero no caigas en el error de pensar que eres mejor que otro o que los demás son unos vagos porque no es así. En el MIR influyen muchos factores y algunos de ellos no son del todo controlables.

3. Después de las impugnaciones, ya no puedes hacer nada más respecto al MIR, así que olvídate de que has hecho el examen (si te dejan). Mi consejo personal es que os vayáis de viaje. Si podéis estar en el extranjero un poco incomunicados, mejor. El mes que hay que esperar hasta que salen los números provisionales es una auténtica tortura. Y la gente preguntándote, es aún más tortura. Así que lo mejor es alejarse un poco...

4. Una vez que ya sepas al menos el número provisional, es el momento de ir haciendo una lista con las opciones reales que tienes. Intenta ser realista, pero dale opción a entrar en esa lista a especialidades/lugares que algunas veces se habrían quedado entre tus opciones. Un margen de 500-1000 puestos puede estar bien, pero siempre siendo consciente de que es una posibilidad complicada.
Cuando ya tengas hecha una selección, es hora de ir a los hospitales o llamar por teléfono para preguntar.



El postMIR, una cuestión psicológica
Como véis me he centrado todo el tiempo en explicar cuestiones puramente mentales del postMIR porque en mi opinión es lo más representativo de este período. Físicamente te vas recuperando con cierta facilidad en poco tiempo, pero la tensión psicológica, sobre todo si no tienes muy claro poder elegir lo que quieres, se mantiene hasta la elección. Yo siempre digo que descanso real, sólo tuve los días después de haber elegido mi especialidad. No pasa nada, es algo absolutamente normal, pero sobre todo si os sentís muy presionados, es bueno que seáis capaces de decir a vuestros allegados que necesitáis vuestro tiempo y espacio, que no os agobien. No es de extrañar que todo el mundo os pregunte que váis a hacer... alguna persona algo más indiscreta os puede incluso pedir que le digáis la lista completa... No os veáis presionados a contarlo si no estáis preprados para ello, ya habrá tiempo de que se enteren de la elección cuando llegue.

Creo que no me dejo nada más de lo que creo importante. ¡Mucho ánimo este tiempo y suerte en la elección!

6 comentarios:

  1. Después de vivir el examen y todo este tiempo,es tal cual lo has ido contando todo.Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos tenemos sensaciones parecidas...

      Eliminar
  2. Completamente de acuerdo con esta entrada.
    Si algo me arrepiento de no haber hecho el año pasado es de DESCONECTAR en el tiempo en el que salía el número definitivo. Tendría que haber pasado de todo, disfrutar... etc etc... Pero, eso... a menos que te vayas fuera del país, es algo que es imposible... =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo igual... El número provisional me pilló justo el día antes de irme de viaje. Y qué mal lo pasé. Pero luego durante el viaje prácticamente todo el tiempo estaba pendiente de otras cosas y me olvidé del MIR, pero de vuelta a España otra vez vino la angustia. Por eso creo que es bueno alejarse de todo esto y si eso implica cruzar fronteras, pues se cruzan

      Eliminar
    2. Qué bueno, qué ameno y qué útil es leeros a las dos. Vosotras y Gangas habéis sido mis guías durante años y me admira vuestra capacidad de contarlo todo tan bien y en los momentos oportunos.¡Impresionantes! MUCHÍSIMAS GRACIAS

      Eliminar
    3. Me alegro de que te gusten nuestras entradas. Realmente una vez que has pasado por ello no es difícil contar como era. Creo que todos tenemos sensaciones parecidas ante el MIR, algunos las llevan mejor o peor en función de su personalidad, pero la sensación es la misma (bueno, casi todas las sensaciones y reacciones humanas son bastante parecidas entre nosotros...)
      No hay nada que agradecer ;)

      Eliminar

Los comentarios tardan un poco en salir porque tengo que aprobarlos primero, así no me pierdo ninguno y evito comentarios ofensivos o publicitarios. :)